La lucha contra el cambio climático es cosa de todos. Te invitamos a que pongas en práctica estas medidas para combatirlo desde tu trabajo agrícola diario.

No cabe duda de que uno de los principales problemas a los que ya estamos haciendo frente, y que previsiblemente se intensificará durante los próximos años, reside en las consecuencias nefastas que el cambio climático está provocando en la salud de nuestro planeta.

Por este motivo, es imprescindible que, desde todos los ámbitos, comencemos desde hoy mismo a desarrollar todas las actuaciones que sean necesarias para conseguir remitir esta situación, o estaremos comprometiendo aún más nuestro bienestar y calidad de vida y, por qué no decirlo, la habitabilidad en nuestro entorno.

En este sentido, tú también puedes aportar tu valiosísimo granito de arena en la conservación del planeta a través del desarrollo de una concienciación más sostenible de las actividades que realizas en tu trabajo agrícola diario, mediante la puesta en práctica de las siguientes medidas:

  • Realiza un consumo lo más responsable y sostenible posible del agua que utilizas para el riego de tus cultivos, para así reducir tu huella hídrica y garantizar un mantenimiento óptimo de este recurso, esencial para la vida en el planeta.
  • Trata de disminuir, igualmente, la frecuencia de aquellas actuaciones o tareas que supongan una mayor emisión de gases contaminantes a la atmósfera, con el fin de limitar tu huella de carbono. Entre otros aspectos, ten en cuenta que una buena medida en este sentido reside en reducir el desperdicio alimentario generado en la fase de cultivo y recolección de tu cosecha, debido a los daños y pérdidas provocadas por plagas y enfermedades.
  • Reduce lo más posible la utilización de envases y embalajes, además de incorporar a tus procesos los pasos necesarios para controlar la mejor gestión de estos, mediante su traslado y entrega en los puntos autorizados de tratamiento y reciclaje.
  • Recuerda la importancia de apostar por la eficiencia energética no solo en las tareas relacionadas con tu actividad agrícola, sino en tu vida diaria en general.
  • Para finalizar, y a modo de resumen, en la medida en que seamos conscientes de la importancia de consumir únicamente aquellos recursos que realmente son necesarios, en todos los sentidos, estaremos avanzando de forma decidida a conseguir frenar el cambio climático y permitir que nuestros hijos y nietos puedan disfrutar de este maravilloso planeta como merecen.