La agricultura es un sector que se encuentra en constante evolucin. La agricultura de precisión es un claro ejemplo de esta apuesta por la innovación.

A pesar de que una de las principales características de la agricultura, e incluso podríamos decir también que uno de sus puntos fuertes, es la extraordinaria importancia de la experiencia y la tradición en el conjunto de actividades que se realizan para el cuidado y tratamiento de los cultivos, esto no está reñido, en modo alguno, con que se trate de un sector innovador y en constante evolución.

En la labor diaria de los agricultores se puede observar fácilmente una importante influencia de todos aquellos conocimientos que han ido aprendiendo y aplicando a lo largo de su vida, muchos de ellos aprendidos de generaciones anteriores, y que constituyen un extraordinario legado, de gran valor para haber podido alcanzar el nivel de calidad y competitividad del que goza este sector en la actualidad.

No obstante, este aspecto se está complementando a la perfección, en los últimos años, con la implementación de todo un conjunto de técnicas y herramientas sumamente novedosas e innovadoras, dando lugar a lo que se conoce como agricultura de precisión.

La agricultura de precisión lo que pretende es no basarse estrictamente en esta experiencia previa para poner en marcha las medidas que favorezcan el desarrollo de mejores cosechas, sino añadir a este aspecto la posibilidad de medir ‘sobre el terreno’ y en tiempo real todos los aspectos que pueden condicionar la productividad de los cultivos, para poder analizar al instante estos datos y decidir qué actuaciones son las más adecuadas en cada caso.

De esta forma, no solo se consigue una mejora más que considerable de la producción agrícola, sino que, además, permite realizar una utilización mucho más eficaz y eficiente de los recursos que es necesario aplicar a los cultivos, en términos de riego, productos fitosanitarios o fertilizantes, por citar algunos ejemplos, reduciendo así los costes de producción, gracias al mejor aprovechamiento de recursos.

En definitiva, es más que previsible que a corto y medio plazo se vaya generalizando paulatinamente el empleo de instrumentos relacionados con la agricultura de precisión, como los drones o los modelos de big data e inteligencia artificial, para contribuir la consecución de un sector agrícola aún más eficiente, productivo y sostenible.