El consumo diario de frutas y verduras, frescas o envasadas, en fundamental para tu salud. ¿Eres consciente de sus beneficios?

Las frutas, hortalizas y verduras son esenciales para el desarrollo de una dieta completa, sana y equilibrada en cualquier momento de nuestra vida, prácticamente desde que nacemos hasta que tenemos la suerte de formar parte de la tercera edad.

No cabe duda de que el consumo diario y habitual de este tipo de alimentos, ya sean frescos o envasados, ofrece a nuestro organismo toda una serie de nutrientes esenciales para garantizar su funcionamiento óptimo a todos los niveles, muchos de los cuales solamente se encuentran presentes en productos de origen vegetal.

En este sentido, es normal que puedas pensar que nosotros no somos neutrales en este sentido, por nuestra estrecha relación con la agricultura y todas aquellas personas que se dedican a esta actividad, por lo que preferimos mostrarte a continuación algunos de los datos contrastados por expertos en nutrición y salud sobre la importancia de la incorporación de frutas y verduras en tus hábitos alimenticios:

  • Las frutas, hortalizas, legumbres y verduras se caracterizan por su alto contenido en antioxidantes, esenciales para fomentar el rejuvenecimiento celular de nuestro organismo, reduciendo el riesgo de padecer enfermedades degenerativas.
  • Del mismo modo, el alto contenido de vitaminas y minerales presente en frutas y verduras, así como su amplísima variedad en función del producto elegido, ayuda a nuestro sistema inmunológico a mantener un nivel de defensas adecuado, limitando el riesgo de contraer enfermedades.
  • Además, el consumo de este tipo de alimentos contribuye a una mayor ingestión de fibra, fundamental para la salud de nuestra flora intestinal y el funcionamiento óptimo de nuestro aparato digestivo. Este aspecto, junto a la alta calidad del resto de nutrientes que aportan, permiten un mayor control de nuestro peso corporal, evitando el sobrepeso.
  • También es conveniente recordar que las frutas y verduras son los alimentos que presentan un mayor contenido de agua en su composición, lo que los hace especialmente útiles para favorecer nuestra hidratación.
  • Para finalizar, y aunque pueda resultarte llamativo, esta capacidad de rehidratación de nuestro organismo se complementa con su valor natural para disminuir la retención de líquidos y favorecer así la eliminación de toxinas, gracias a su alto contenido en potasio.