¿Te arriesgarías a tratar una enfermedad con medicinas no homologadas ni controladas? Actúa igual, en la sanidad vegetal, con los fitosanitarios ilegales.

A pesar de que existe una concienciación cada vez mayor acerca de las repercusiones negativas y riesgos, a todos los niveles, asociados al uso de productos fitosanitarios ilegales, se estima que su comercialización ilícita supone un 14% de los recursos de este tipo que se encuentran actualmente en la Unión Europea.

Por eso, aunque ya tratamos este tema hace un tiempo en este blog, centrando nuestra atención en reflexionar contigo sobre cómo afectan los productos fitosanitarios ilegales a todos los ámbitos de nuestra sociedad, hoy queremos incidir en los distintos aspectos que justifican el riesgo asociado al empleo de este tipo de productos.

En este sentido, si en algún momento te encuentras ante la posibilidad de adquirir productos fitosanitarios ilegales no solo te recomendamos que rechaces esta propuesta, sino que, además, procedas a denunciar esta práctica, ya que la existencia de este tipo de productos implica un riesgo para tu seguridad y la de todos, debido a las razones que te mostramos a continuación:

  • En primer lugar, hay que partir de la premisa de que los productos fitosanitarios ilegales tienen esta consideración porque no han estado sometidos al control exhaustivo por el que se rigen las sustancias fitosanitarias homologadas.
  • De hecho, antes de su comercialización efectiva, un producto fitosanitario homologado suele pasar más de 100 controles y pruebas de seguridad, para testar su eficacia y realizar un análisis controlado de sus riesgos. Por el contrario, los fitosanitarios ilegales han evitado estas supervisiones o, lo que es peor, no las han superado de forma satisfactoria.
  • Asimismo, los productos fitosanitarios ilegales tienen un origen desconocido, por lo que no es posible establecer una trazabilidad real de su proceso de producción, almacenamiento y distribución.
  • Los diferentes aspectos anteriores implican, además, que estos productos no cuentan con la validación para su uso tanto por parte de la Comisión Europea como de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), con el riesgo que esto supone para la salud de los futuros consumidores de tus productos agrícolas.
  • Del mismo modo, la revisión de los productos fitosanitarios homologados no concluye una vez que se aprueba su comercialización, sino que están sujetos a evaluaciones periódicas tanto internas como externas, que motivan su renovación y mejora continua. Este es otro elemento del que carecen los fitosanitarios ilegales, con el peligro que esto supone.
  • Por último, pero no menos importante, no debes olvidar que las personas y entidades que se dedican a la distribución y comercialización ilícita de estos productos suelen formar parte de redes especializadas en el contrabando ilegal de todo tipo de mercancías de las que se pueda obtener un beneficio. Por tanto, quien acepta el consumo de fitosanitarios ilegales está favoreciendo y apoyando, de forma implícita, la existencia y enriquecimiento de estas tramas criminales.

En base a toda esta información, si observas la existencia de productos fitosanitarios ilegales en tu día a día, desde AEPLA te recomendamos que te pongas en contacto con nosotros, mediante una llamada totalmente anónima al 902 882 081, para que así podamos tomar las medidas necesarias para combatir este peligro para nuestro entorno agrícola y las personas que, diariamente, conviven de una u otra forma con él.