La FAO considera necesario seguir avanzando hacia una agricultura cada vez más sostenible para garantizar así el desarrollo global de nuestra sociedad.

Sin lugar a dudas, la agricultura está llamada a ser un elemento aún más importante, si cabe, en el desarrollo de nuestra sociedad a nivel global, dado su protagonismo como productor de alimentos para una población cada vez más numerosa.

En este sentido, no solo es necesario seguir dando pasos en la consecución de soluciones que permitan una mayor protección de los cultivos, como mecanismo para incrementar su productividad y, al mismo tiempo, garantizar su calidad, sino que también se considera indispensable tomar como referente básico el desarrollo de una agricultura cada vez más sostenible con su entorno.

Con objeto de establecer unas pautas a nivel global, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha publicado recientemente un resumen de aquellos principios que deben servir de referencia para alcanzar este objetivo común, y que pasamos a comentarte a continuación:

  • Aumentar la productividad, el empleo y el valor añadido de los sistemas de producción de alimentos, como instrumento básico para garantizar un acceso integral de la población mundial a un abastecimiento basado en los máximos niveles de calidad, sostenibilidad y seguridad alimentaria.
  • Contribuir activamente a la protección y conservación óptima de los recursos naturales, tanto agrícolas como medioambientales; es preciso tener presente que la diferenciación entre estos dos ámbitos del entorno responde estrictamente a criterios relacionados con su capacidad de aprovechamiento económico. Por tanto, la sanidad vegetal pasa por ser un aspecto esencial para contribuir a la protección de las plantas en su conjunto y sin distinciones, en aquellos casos en los que sea necesaria.
  • Mejorar el bienestar y calidad de vida de la población a nivel global, a través de un crecimiento económico lo más inclusivo posible; la incorporación de los avances en sanidad vegetal al desarrollo de la agricultura se considera como un factor fundamental para la mejora gradual de las condiciones de vida de la población en todos los rincones del planeta.
  • Fomentar la resiliencia y desarrollo de las personas, las comunidades y los ecosistemas que conforman nuestro planeta; en relación al punto anterior, y en términos de sostenibilidad a nivel social, la agricultura es un recurso de enorme valor para que las personas y comunidades puedan desarrollarse de una forma autónoma, incrementando así su independencia y capacidad de autogestión económica.
  • Adaptar la gobernanza y las relaciones a los nuevos desafíos que se plantean tanto a día de hoy como en el futuro; por último, desde la FAO se considera necesario alertar sobre la importancia de que las diferentes administraciones y gobiernos se anticipen, de forma proactiva, a los riesgos y amenazas que previsiblemente nos afectarán en el futuro, para contar así con los medios más adecuados para hacerles frente con éxito.