El conocimiento y puesta en marcha de buenas prácticas agrícolas es esencial para garantizar la salud de los consumidores, la seguridad de los agricultores y la protección del medio ambiente.

Cuando se habla de buenas prácticas a nivel agrícola se suele asociar este concepto, de forma excesivamente restrictiva, a aquellas actuaciones que están dirigidas a favorecer un incremento de la productividad de las cosechas con un empleo similar de recursos y, por tanto, a la obtención de una mayor rentabilidad de la explotación.

Sin embargo, la concienciación con el desarrollo de buenas prácticas agrícolas va mucho más allá de este aspecto, ya que se basa en la concepción y puesta en marcha de todas aquellas medidas útiles para contribuir a la optimización de esta actividad, en ámbitos tan diversos, y a su vez interconectados, como los que te mostramos a continuación:

  • La seguridad de los agricultores y aquellas personas que trabajan diariamente en la protección y desarrollo de los cultivos agrícolas; toda actividad que se lleve a cabo en el ámbito de la agricultura debe tener como premisa fundamental su carácter seguro para las personas que la desarrollan y, de igual forma, para aquellas que se forman parte tanto de su entorno próximo como de los demás eslabones de la cadena de valor alimentaria.
  • La gestión óptima de recursos y la protección del medio ambiente; la productividad agrícola debe estar acompañada de la concienciación con el máximo aprovechamiento de los recursos utilizados y el respeto del entorno en el que se desarrolla la actividad.
  • La salud y seguridad alimentaria de los consumidores; ya que el objetivo esencial, y podríamos decir único, de la actividad agrícola es contar con la plena satisfacción y conformidad de los destinatarios finales de sus productos.

En definitiva, la definición de aquellas actuaciones consideradas como buenas prácticas en el ámbito agrícola debe abordarse desde una perspectiva lo más amplia posible, con el fin de adaptar, día a día, esta actividad milenaria a las nuevas posibilidades que nos ofrecen los medios con los que contamos en la actualidad, para seguir contribuyendo de forma activa al progreso y desarrollo de nuestra sociedad.