Hoy se celebra el Día de la Gastronomía Sostenible, una fecha dirigida a resaltar la necesidad de avanzar en la sostenibilidad de nuestra alimentación.

Hoy, día 18 de junio, es la fecha elegida por las Naciones Unidas, y más concretamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), para la celebración anual del Día de la Gastronomía Sostenible.

A través de esta efeméride desde este organismo supranacional se quiere incidir en la importancia de promover en el conjunto de la población mundial el desarrollo de unos hábitos de alimentación más respetuosos con el medio ambiente y las tradiciones locales, no solo en términos de consumo, sino también en relación a la producción, preparación y distribución de estos alimentos.

En este sentido, desde AEPLA consideramos sumamente relevante contribuir activamente en la celebración de este día, dada la estrecha influencia que tiene desarrollo y accesibilidad a instrumentos y medidas de sanidad vegetal con la consecución efectiva de una agricultura y alimentación cada día más sostenible, saludable y segura a nivel global.

Para ello, queremos incidir en la necesidad de que todas y cada una de las personas que habitamos este maravilloso planeta pongamos nuestro granito de arena, a partir de los medios que nos permite nuestra posición en el proceso de producción, comercialización y consumo de alimentos, para favorecer el cumplimiento de los cinco principios que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) considera fundamentales para la consecución de una adecuada sostenibilidad agraria y alimentaria:

  • Mejorar la eficacia en el uso de los recursos es crucial para la sostenibilidad de la agricultura. A través de todas aquellas soluciones que tenemos a nuestro alcance para mejorar la productividad y calidad de los cultivos, y la reducción de las pérdidas que se producen en las cosechas, se está avanzando decididamente en el desarrollo de una agricultura cada vez más sostenible y respetuosa con su entorno.
  • La sostenibilidad requiere actividades directas para conservar, proteger y mejorar los recursos naturales. Los avances en la agricultura y la obtención de alimentos deben tener en consideración su influencia sobre la mejora de la sostenibilidad agrícola. Asimismo, esta sostenibilidad agrícola debe verse reforzada con el desarrollo de prácticas sostenibles por parte de los consumidores, en cuanto a la puesta en marcha de medidas como la priorización del consumo de alimentos de temporada y de proximidad.
  • Una agricultura que no logra proteger y mejorar los medios de vida rurales y el bienestar social es insostenible. Más allá de la importancia de avanzar en la sostenibilidad medioambiental de las prácticas agrícolas y hábitos alimenticios, también es preciso tener presente la influencia del sector agrario en la sostenibilidad social, como herramienta básica para garantizar el desarrollo y bienestar en las zonas rurales.
  • Reforzar la resiliencia de las personas, comunidades y ecosistemas es fundamental para una agricultura sostenible. En la medida en que se dote a los agricultores y al medio rural de los recursos adecuados para hacer frente a los problemas que se presenten en la actividad agraria y su entorno, se estará avanzando a pasos agigantados hacia la consecución de una agricultura plenamente sostenible.
  • Una alimentación y agricultura sostenibles necesitan mecanismos de gobernanza responsables y eficaces. Por último, la gobernanza y autonomía de decisión del sector agrícola solamente se puede alcanzar si se utilizan todos los medios que tenemos a nuestro alcance para que su trabajo diario obtenga el rendimiento que merecen, para lo cual es imprescindible garantizar la productividad y rentabilidad de sus explotaciones.