A la hora de garantizar la mejor aplicación de tus tratamientos fitosanitarios, presta una especial atención a las condiciones ambientales del entorno.

Como habrás podido comprobar si revisas de forma habitual las publicaciones que realizamos en este blog, desde AEPLA estamos plenamente comprometidos con la identificación y difusión de aquellas buenas prácticas agrícolas que pueden ayudarte a alcanzar los mejores resultados en tus cosechas y, al mismo tiempo, a garantizar el uso más correcto y responsable posible de los recursos que tienes a tu disposición para ello.

Por este motivo, hoy queremos centrar nuestra atención en un elemento en el que disponemos, si cabe, de una mayor capacitación y conocimientos, como son los aspectos a tener en cuenta para contribuir a realizar la aplicación de tus tratamientos fitosanitarios en las mejores condiciones ambientales posibles.

En este sentido, antes de comenzar con el desarrollo de este proceso, dirigido a favorecer la sanidad vegetal de tus cultivos, te recomendamos que tengas presente en todo momento los siguientes consejos:

  • En primer lugar, selecciona los días más adecuados para el desarrollo de los tratamientos fitosanitarios que requieren tus cultivos, tomando como referencia las previsiones meteorológicas ofrecidas por organismos de reconocido prestigio y credibilidad, y organizándolo todo para hacerlo en las mejores condiciones posibles.
  • Más allá de esta planificación inicial, en base a las previsiones disponibles en los días anteriores, no dudes en aplazar la aplicación de tus tratamientos fitosanitarios si, en el momento elegido, la velocidad del viento es superior a los límites recomendados por el fabricante del producto o, con carácter general, a los 3 metros por segundo.
  • Del mismo modo, realiza la aplicación de tus tratamientos fitosanitarios en aquellos días en los que cuentes con unas condiciones atmosféricas estables, con una temperatura ambiental moderada, entre 10 y 25 °C, una humedad por encima del 50% y sin que se perciba un riesgo probable de lluvia.
  • En relación a las recomendaciones anteriores, extrema aún más tu prevención en este sentido si tienes previsto proceder a la aplicación de tratamientos fitosanitarios mediante pulverización, ya que en estos casos se incrementará notablemente el riesgo de deriva o escorrentía de los productos aplicados, reduciendo su efectividad y generando un mayor peligro de que estos puedan afectar, de forma accidental, al entorno natural que se encuentra en las proximidades de tu parcela agrícola.