La combinación de cultivos de una misma familia en tu parcela agrícola tiene numerosas ventajas. Pero también implica riesgos que es conveniente conocer.

A la hora de realizar la planificación de los cultivos que pondrás en marcha en tu parcela agrícola es normal que te plantees la incorporación de diferentes especies vegetales, con el fin de conseguir así el máximo aprovechamiento del espacio que dedicas a tus cosechas.

En este sentido, suele ser habitual decantarte por cultivos que guardan una estrecha relación entre sí, y que, en términos científicos que puede que desconozcas, pertenecen a especies de una misma familia.

Este comportamiento resulta bastante común, principalmente porque suelen tratarse de aquellos cultivos que ya has plantado en otras ocasiones, por lo que cuentas con una mayor experiencia en cuanto a sus requerimientos y expectativas de resultados, y por el hecho de que suelen presentar unas necesidades similares, sobre todo en lo que se refiere a las características ambientales y propiedades del suelo agrícola.

No obstante, a la hora de establecer esta combinación de cultivos es conveniente que tengas en cuenta algunos aspectos que vamos a pasar a comentarte a continuación, ya que, como veremos más adelante, la reiteración cíclica de esta actuación puede afectar negativamente a la productividad, calidad y capacidad de protección natural de las especies cultivadas:

  • En primer lugar, debes tener presente que, al igual que los cultivos de especies con un mayor grado de parentesco muestran un comportamiento óptimo en condiciones externas similares, también muestran semejanzas en cuanto a los nutrientes específicos que extraen o aportan al suelo, por lo que una repetición excesiva de estas cosechas, sin el desarrollo de prácticas como la rotación de cultivos, puede desembocar en un empobrecimiento gradual de la materia orgánica y riqueza natural del terreno.
  • En este punto, como se ha comentado, conocer las diferentes especies de cultivos y su parentesco es muy positivo para saber en qué medida se pueden combinar sus cosechas en una misma campaña y qué especies pueden resultar beneficiosas a la hora de favorecer la recuperación natural del suelo, como es el caso, generalmente de las leguminosas.
  • Pero, además, es altamente importante que tengas en cuenta que aquellas especies que provienen de un tronco común desde un punto de vista genético, también muestran en un gran número de ocasiones, las mismas incapacidades para defenderse por sí mismas de plagas y enfermedades que, precisamente, se han especializado evolutivamente en dichos cultivos.
  • Por este motivo, si en tu parcela agrícola has decidido plantar cultivos pertenecientes a una misma familia, o a familias relacionadas, y detectas de forma temprana una amenaza agrícola en forma de plaga o enfermedad, te recomendamos que extiendas tu seguimiento y control al resto de “cultivos emparentados” con este, ya que es más que previsible que puedan verse igualmente afectados si no se toman las medidas pertinentes para garantizar tu protección.

 

Aepla

Author Aepla

More posts by Aepla