A la hora de garantizar tu seguridad en la aplicación de productos fitosanitarios, presta una especial atención a la utilización de equipos de protección individual dirigidos a evitar problemas en tus vías respiratorias.

La aplicación de productos y tratamientos fitosanitarios en tus cultivos es una práctica sumamente recomendable, y en muchas ocasiones indispensable, para contribuir a su protección y sanidad vegetal, ya que están especialmente homologados para ejercer su función como mecanismo de defensa frente a la presencia y proliferación de aquellas plagas, enfermedades y malas hierbas que puedan afectar negativamente a su crecimiento y desarrollo óptimo.

No obstante, al igual que ocurre con los medicamentos contemplados para su uso humano, es preciso tomar una serie de precauciones y medidas preventivas, especialmente durante su manipulación y aplicación, para evitar que se pueda producir un contacto accidental que desemboque en efectos adversos para nuestro organismo.

En este sentido, en todas nuestras publicaciones resaltamos la extraordinaria importancia de que la adquisición y uso de este tipo de productos sea realizada, exclusivamente, por aquellas personas que cuentan con la capacitación acreditada necesaria para la aplicación de productos fitosanitarios, así como la necesidad de respetar escrupulosamente las recomendaciones aportadas por el fabricante.

Asimismo, más allá de estos consejos, y de aquellos aspectos mostrados en publicaciones anteriores, en relación a tu protección corporal y, de forma concreta, asociados a una adecuada protección de tus manos, también será preciso que pongas en marcha todas las medidas a tu alcance para garantizar una protección total de tus vías respiratorias, con especial atención a las que te mostramos a continuación:

  • Antes de comenzar con la manipulación y aplicación del tratamiento fitosanitarios elegido, será preciso proceder a la colocación de una mascarilla de protección homologada, con el fin de evitar la posible entrada de partículas de polvo, vapor o gas en tus vías respiratorias, a través de tu nariz o tu boca.
  • Por este motivo, será igualmente importante que la colocación de este tipo de equipos de protección individual sea realizada de forma correcta, ya que en caso contrario no generará la protección deseada y, al mismo tiempo, provocará un efecto de ‘falsa seguridad’.
  • Del mismo modo, si se percibe la presencia de cualquier daño o desperfecto en la mascarilla o sistema análogo de protección individual utilizado, procede a su inmediata sustitución.
  • Consulta en el envase del producto la posible necesidad de utilizar mascarillas con filtro específico, dirigidos a depurar las posibles partículas presentes en el aire antes de que este sea inhalado desde el interior de la mascarilla.
  • Para finalizar, solo nos queda recordarte la importancia de que tengas presente que este tipo de protección individual debe ser de uso exclusivamente personal, y que deberás proceder a su limpieza exhaustiva, revisión o sustitución una vez finalizado el proceso de aplicación.

 

Aepla

Author Aepla

More posts by Aepla